Mié, Nov 22, 2017

TODO ACERCA DE CAMAJUANI Y SU GENTE

Tel: 786-306-6876

cinta

danny crespoNació en Camajuaní, LV. De familia humilde, en su niñez cargaba maletas y limpiaba zapatos en la estación de ferrocarril de Camajuaní. De carácter jovial pero rebelde, sintió desde muy joven el llamado a la lucha por la Libertad. Fue de los primeros que en su entorno luchó contra el golpe de estado de Batista, miembro fundador del movimiento 26 de julio de Camajuaní después se fue a la Sierra del Escambray, donde su valentía le atrajo el respeto de todos. Fue del grupo de Camajuanenses, que hicieron historia en ser los primeros rebeldes que entraron a La Habana. Después del triunfo de la "revolución" por muy poco tiempo, creyó en las promesas del sistema que a base de engaños se implantó. Pasó a formar parte de la oposición y cuando trataba de reorganizar las células clandestinas del DRE (Directorio Revolucionario Estudiantil) fue apresado y condenado. En la prisión de Isla de Pinos integró las heróicas filas de resistencia al Trabajo Forzado. Miembro del Bloque #31 en el Edificio 5, cayó herido el 9 de Diciembre de 1966, cuando la guarnición que acordonaba los presos abrió fuego contra ellos y se negaron a tirarse al suelo antes las ráfagas de los fusiles AK. El testimonio de uno de los presos del aquel fatídico día,  Lionel Rodríguez de la Torre. "Estábamos en un terreno inclinado Eddy Álvarez Molina, se encontraba en la parte más elevada, cayó primero con un tiro en el cuello, luego Danny en la parte inferior, lo partieron por la cintura, fue un verdadero infierno, parecía como si todos fueramos a morir o tal vez, queríamos terminar para siempre con aquello". 

Trasladado en precarias condiciones al hospital para presos del Castillo del Príncipe en La Habana, sin la debida atención, murió el 24 de diciembre 1966, quince días después.  Su cadáver fue llevado al G-2 de Santa Clara en la mañana del 25, pero sólo conducido a Camajuaní en la noche, estuvo expuesto por media hora y a las 9:00 P.M., bajo un asombroso silencio, el féretro recorrió las calles de su pueblo en una dolorosa manifestación popular. Su amigo Pedro Moráles, despidió el duelo.